viernes, 5 de agosto de 2011

Perdida

No me digas abuelo
que hoy descanse
pues tu perdida ha hecho
que llore y sangre.
Porque te has ido
sin decirme un adiós
nostalgia y cielo
se mezclan los dos.
A nuestra tierra querida
la vida has dado
a tus hijos y nietos
sabiduría.
Lo has dado todo
por lo que amabas
y nosotros te damos
hoy nuestras lagrimas.

2 comentarios: